Andrej Babíš entre el odio y el amor

Primer ministro

(ANO) lleva casi dos meses recorriendo la República Checa en una caravana. Cada día hace entre cuatro y ocho paradas. Según Andrej Babíš él no está haciendo campaña electoral. Pero recorre el país con una caravana que lleva un Slogan que dice: “Todo era mejor con Andrej Babíš”,. Cuando sale de ella, saluda y se hace fotos con los fans, firmando autógrafos y repartiendo recuerdos.

Andrej Babíš entre el odio y el amor

Es como si hubiera llegado una celebridad en lugar de un político. Pero el ex primer ministro también despierto fuertes emociones negativas y divisiones entre los lugareños. Como en Horní Slavkov o en Cheb, donde algunos espectadores intentaron abuchearle. La semana pasada, el diario N cubrió el viaje de Babiš a la región de Karlovy Vary.

El primer encuentro de Andrej Babíš con sus fans se presentó en una plaza tranquila de Nejdek que se encuentra entre colinas boscosas con un pequeño río en el centro del pueblo. Nejdek está en la región de Karlovy Vary. El ex primer ministro llegó casi al mediodía. Hacía mucho calor, el sol pegaba fuerte. Pero ni siquiera eso disuadió a los lugareños para ir a verlo.

Se agolpan alrededor de la caravana, cuerpo a cuerpo. “¡Una firma más! Gracias, señor Andrej Babíš”, dice una mujer entre la multitud que rodeaba al ex primer ministro. A pesar de la multitud que se agolpa, compuesta en su mayoría por personas mayores, es imposible ver quién le habla exactamente. “Que gritaban”: “¡Sr. Babiš! ¡Aquí, Sr. Babiš!”

Él era de la seguridad del estado comunista (STB)

Pero el idilio de la firma es interrumpido por el grito de no de los presentes: “¡Vergüenza! Ese hombre fue de la StB”. Josef Šlezinger está de pie justo detrás del grupo de seguidores de Babiš. Pensionista de setenta y dos años de Pilsen. Está apoyado en un palo y sostiene un megáfono en la otra mano.

Lleva una discreta camiseta de rayas con cuello y una bolsa de lona alrededor del brazo, como si pasara por allí para ir de compras. Parece frágil. Pero su opinión y su voz son fuertes: “¡Dile a esta gente cómo robaste!” “¡Cállate! ¡Vete a casa! ¡Estamos defendiendo a Babiš, no a un imbécil!” Un grupo de simpatizantes de Andrej Babiš se abalanzaron inmediatamente sobre el anciano. S

in embargo, en torno al ex primer ministro vuelve a cerrarse un círculo de fieles que esperan un autógrafo o una gorra gratis. Pero lo que realmente quedó en evidencia es que Babíš es uno de esos políticos que generan odio y amor. Por desgracia el ex primer ministro tiene el mismo don de Zeman que es el de dividir a la sociedad Checa

También te puede interesar

Aumenta el número de casos de la enfermedad de Lyme

la pandemia afecta la psíquica

Poca gente recibe tratamiento psicológico en Chequia

Panoramica del castillo

Las familias pobres recibirán un subsidio de 5000 coronas

Hospital de motol

En la república Checa disminuye la esperanza de vida

Deja una respuesta

Estás conectado, si quieres salir tienes la opción

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acepto las políticas de privacidad *

Tu privacidad nos importa, por favor visita la página de privacidad.

error: Alert: Content is protected !!