Konopište en la 2. Guerra Mundial fue una escuela secreta

La región de Benešov durante la Segunda Guerra Mundialse convirtió en zona de entrenamiento de las SS durante el Protectorado

Los checos siempre asocian el pasado de Konopiště con el archiduque Francisco Fernando de Este, que fue asesinado en Sarajevo. ¿Pero sabías que durante la Segunda Guerra Mundial el castillo de Konopištěse se convirtió en el área de entrenamiento de las SS?

La huida de los checos de las tierras fronterizas tras la traición de Múnich ha sido cvarias veces tema de discución por la prensa nacional. Sin embargo,muchos checos también se vieron obligados a abandonar sus hogares durante la ocupación Nazi,

Durante la Segunda Guerra la SS ocupó Benešov

Un ejemplo concreto es la región de Benešov, donde a los ocupantes les gustaba tanto el paisaje ondulado de la zona que la utilizaron como campo entrenamiento para las SS.

Había una escasez desesperada de lugares adecuados en el Reich. La guerra en curso también aumentó las exigencias de formación de las nuevas unidades de combate. Las instalaciones militares de la propia Alemania estaban totalmente utilizadas por la Wehrmacht, y ocupar nuevos territorios para las SS suponía privar a muchas familias de sus hogares. Al fin y al cabo, el espacio planificado en el corazón de Bohemia supuso el desplazamiento de más de 30.000 colonos locales. Una medida tan impopular parecía inapropiada para los habitantes arios de las ciudades y pueblos alemanes. Y entonces el ojo nazi miró hacia Chequia…

Sin embargo, el establecimiento del SS-Truppenübungsplatz Böhmen no fue tan fácil como podría parecer. Los líderes del Protectorado, incluido Heydrich, se mostraron reacios. Incluso estos hombres sin escrúpulos eran conscientes del posible impacto en el ánimo de la población. No es que la élite del Protectorado estuviera abrumada por el arrepentimiento, pero a Heydrich y compañía no les preocupaban los problemas. Además, eran conscientes de las pérdidas económicas: la toma del territorio significaba el fin de la producción agrícola local. Sin embargo, Heydrich, bajo la presión de las circunstancias, se echó atrás. Por supuesto, los planos llevaban el sello de “secreto”,.

La Escuela SS


Podríamos buscaar en vano una zona de entrenamiento similar en la de Konopište en Chequia. Los alemanes habían reservado 500 kilómetros cuadrados. Este número bastante abstracto representa más de 175 pueblos y tres ciudades. Todo esto iba a ser engullido por la maquinaria de guerra. Entre Benešov y Sedlčany se decidió en cierto modo el destino de Europa. Aunque aquí no se produjeron verdaderos combates, se entrenaron las tropas que tenían en sus manos el destino del Reich y, en cierto modo, del mundo entero. Allí llegaron reclutas de muchas nacionalidades europeas y sus comandantes de primera línea. Entre los alumnos de la formación en la zona de Böhmen también había colaboradores, nativos checos. El más famoso de ellos fue probablemente el hijo del Ministro de Educación del Protectorado, Igor Moravec.

Los colaboradores murieron por sus dudosos ideales

Desde Bohemia, los recién graduados viajaron al los campos de batalla, muriendo por los dudosos ideales de un líder con el que a menudo ni siquiera estaban de acuerdo. La idea de que sólo los nazis curtidos lucharon con los uniformes de las SS no se sostiene bajo un análisis minucioso, especialmente hacia el final de la guerra. Cuando el régimen de Hitler se quedó sin fuerzas, los adherentes de otras naciones, que no tenían más interés que salvar su propio pellejo, se unieron involuntariamente a las SS. La calidad de la formación en la zona de Böhmen determinaba a menudo su éxito.

Robado


El desplazamiento de la población se produjo en varias oleadas. Aun así, fue una operación enorme con muchas complicaciones logísticas. Alguien tenía que encontrar un nuevo techo para la gente y un trabajo. La maquinaria burocrática estaba en pleno funcionamiento. Los nazis no actuaban del todo como asaltantes que se llevaban el botín y no se preocupaban de nada más. Se pagaron indemnizaciones por los bienes incautados en nombre del Reich. Sin embargo, no siempre se trata de una cantidad adecuada, y algunos desafortunados cuyos casos implicaban disputas con las autoridades tuvieron la mala suerte de no ver resuelta su indemnización antes del final de la guerra.

Al principio, sin embargo, los alemanes les permitían al menos llevarse su ganado o su maquinaria agrícola. Al final también les cogieron el gusto, porque el ejército hambriento tenía que alimentarse de alguna manera. Esto, por otra parte, supuso una cierta ventaja para la población local, ya que en las últimas etapas de este “desplazamiento” cada vez más checos se quedaron como trabajadores. Sin embargo, muchos de los antiguos habitantes, especialmente los nacidos antes, no pudieron soportar este destino, y los suicidios se generalizaron. Las escenas emotivas estuvieron a la orden del día. Al igual que los emigrantes posteriores a la Montaña Blanca, los campesinos locales se fueron con un dedo de su tierra natal como recuerdo. Los que volvieron después de la guerra no se sorprendieron. A menudo se encontraban con sus casas disparadas y sus campos devastados. Las trincheras excavadas alrededor de Bukovany hacían que pareciera Verden.

Tras la pista de las SS


Los archivos conservan incluso fotografías de entrenamientos de combate en la región de Benesov. Sin embargo, todavía podemos seguir en parte las huellas de la locura de la guerra, por así decirlo, en nuestra propia piel. El castillo de Hradištek sirvió, por ejemplo, como sede de una escuela de ingenieros. Los soldados se entrenaron en los ríos Moldava y Sázava, donde aprendieron a construir puentes y a montar en barcos a motor. Todavía podemos reconocer el brazo ciego del Moldava en Šlemín, donde los alemanes construyeron muelles. También se construyeron búnkeres de hormigón en el paisaje, donde, por ejemplo, se realizaban entrenamientos de ataque con lanzallamas. En Benesov se construyó una escuela de artillería. Disponía de un arsenal de armas realmente amplio, incluyendo cañones antitanques y de infantería pesada. Frente al cuartel local, parecía casi una zona de primera línea. El gimnasio Benesov fue finalmente tomado para los soldados heridos. Y como hacen los ejércitos, el valioso material escolar se utilizó como combustible.

También te puede interesar

La economía de la república checa crecerá en 2,4%.

Panoramica del castillo

Petr Mlejnek, el dudoso jefe de los espías checos

La guerra de divisas es un juego peligroso.

Las fibras de la ropa muestran signos de microplásticos

Deja una respuesta

Estás conectado, si quieres salir tienes la opción

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acepto las políticas de privacidad *

Tu privacidad nos importa, por favor visita la página de privacidad.

error: Alert: Content is protected !!