¿La corrupción es culpa del individuo no del sistema?

Con la guerra de Ucrania, la viejos veteranos de la izquierda han salido a decir que el conflicto es culpa de EEUU para vender armas. Incluso ya se han públicado noticias de que el 60% de las aramas que se le dan a Ucrania terminan en el mercado negro. Pero la verdad es que el capitalismo como sistema produce corrupción y comportamientos corruptos.

¿Qué hacer al respecto?

Recuerdo muy bien un eslógan Checos postsoviéticos que hacía referencía a la lucha contra la corrupción dicho era “Manos Limpias”. Hay que reconocer que en condiciones de supuesto totalitarismo y dominio de la propiedad social, se configuraría inevitablemente un ambiente favorable a la corrupción, porque se carecía de aquellos mecanismos de mercado que revelaran los verdaderos pluses o desplantes de las operaciones económicas y financieras.

Simplemente vendrá el momento en que la honestidad y los beneficios reales para los individuos y la sociedad se impogan. Las razones son simples algunas acciones corruptas chocan con fuerza contra los acantilados y las barreras de la propiedad privada y la moral del mercado. Estas barreras son las únicas que pueden resistir los escollos de la corrupción.

El origen de la corrupción

El origen de todos los males corruptos se ha definido. Como la situación en la que los bienes no tienen un administrador adecuado, es decir, cuando no son objetos de propiedad privada. Al fin y al cabo, los propietarios privados son los más indicados para velar por que algún acto corrupto no destruya su negocio.

Los propietarios son transparentes

Esta afirmación la podemos hacer porque simplemente los propietarios son completamente transparentes y transparentes. Será una batalla de particulares soberanos y libres que se rigen por reglas morales incuestionables y el único juez real de su éxito o fracaso será el mercado.

Por fin romperemos con la corrupta sociedad socialista en la que los “papanatas” hacían lo que querían. Recuerdo el desmadre de la Voz de América sobre los corruptores comunistas en algún momento de los años 80, cuando creo que el entonces ministro de Asuntos Exteriores Chňoupek recibió como regalo de una cooperativa de Eslovaquia muebles rebajados por valor de unos 20k. CZK. O el famoso caso de Ochoa que termino frente a un pelotón de fusilamiento en la isal de la libertad.

Los tiempos han cambiado pero no son ideales

Los tiempos han cambiado, pero no como en los sueños de los idealistas del mercado. Ha llegado el verdadero capitalismo, no el de los sueños adolescentes de los admiradores de una especie de orden a la nunca existente competencia perfecta, sino un sistema oligárquico donde los asuntos públicos están directamente subsumidos por los intereses del gran capital, especialmente en las condiciones de Chequia. lY como el capitalismo en su forma actual se basa en criterios completamente opuestos a ese mundo mítico soñado del capitalismo perfecto de una época anterior. Notemos la completa opacidad de la propiedad y en la corrupción masiva, lo que permite garantizar que los fondos públicos se sirvan a través del llamado “sector público”. El resultado de este estado de cosas es el desfile de escándalos de corrupción de la actualidad.

“En el socialismo la corrución era meno”r

Pero la diferencia con el pasado es notable. Mientras que en la época del socialismo la corrupción era a pequeña escala debido a que los “grandes” activos “no estaban a la venta”, no era posible regalar acciones, capital social, terrenos, millones de coronas checas, dólares y euros, hoy es posible. Resulta muy hipócrita la pregunta cómica de algunos ingenuos sobre cómo es posible que personas aparentemente tan honestas y rectas, como Fiala y Rakusan, acaben siendo los jefes de grupos criminales, según los medios de comunicación.

Los medios

Los medios no hacen más que confirmar una y otra vez que hablar de decencia en las condiciones de este régimen no puede enfrentarse a la realidad de que la administración pública no es más que una servidora en manos de los serviles y adláteres del capital. Por ese motivo atrae a las personas a los puestos públicos . Porque teniendo un buen cargo público hay la oportunidad de montar grandes negocios a costa de la sociedad. El problema, por tanto, no son las personas en particular, ya que son atraídas o repelidas a diversas posiciones según la naturaleza del sistema.

Hay que quitarle el hueso a los perros

Por lo tanto, el sistema ladrón y corrupto del capitalismo contemporáneo genera inevitablemente en las posiciones personas cercanas a él que no tendrán ningún problema con la corrupción. Las discusiones sobre cómo encontrar a las personas no corruptas es para las universidades. Hasta que no empecemos a hablar de mega-ladrones como los multimillonarios estadounidenses, europeos occidentales o rusos, no nos libraremos de la corrupción. Tenemos que eliminar el régimen de corrupción, no sólo sus consecuencias. Simplemente tenemos que, como dijo Jan Hus, “quitarle el hueso a los perros” o no dejarán de pelearse por él. Pero no se trata de hacer una revolución social sino de eduacar a la gente y crear mecanismos legales para eliminar este flagelo

También te puede interesar

La falta de suministro de gas es por problemas técnicos

Panoramica del castillo

La energía alternativa una solución a la crisis energética

Andrej Bbiš

Babiš y el populismo ya están en campaňa electoral

Panoramica del castillo

El conflicto de Ucrania pasa por Chequia y podría afectar a Venezuela

Deja una respuesta

Estás conectado, si quieres salir tienes la opción

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acepto las políticas de privacidad *

Tu privacidad nos importa, por favor visita la página de privacidad.

error: Alert: Content is protected !!