Las ciudades Checas en las escuelas dan ayudas alimenticias.

Se ven dos niňos en la foto

Varias ciudades checas han introducido los almuerzos gratuitos para los niňos en edades escolares. En septiembre, muchas familias suelen sorprenderse por las elevadas tarifas de los almuerzos escolares y, en algunos lugares, sencillamente no pueden permitírselos. Sin embargo, es posible solicitar ayudas alimenticias y la vía de acceso a las ayudas es a través de las propias escuelas o del Centro de Empleo. No se trata sólo de llevar una vida sana. Si los niños no van al comedor escolar con los demás, normalmente ni siquiera van al club extraescolar después de comer en casa y pueden acabar en el lado equivocado de la vía. Sobre todo si proceden de una zona excluida. Cada vez hay más posibilidades de subvenciones.

La República Checa está desarrollando un programa de subvenciones

En la República Checa se están desarrollando con éxito programas de subvenciones para pagar los almuerzos escolares de los niños de familias que no pueden permitírselos. Los principales impulsores son los Ministerios de Trabajo y Educación. Las regiones, los municipios y los ayuntamientos de toda la República Checa también participan en la concesión de ayudas para pagar las comidas.

La capital tiene sus paquetes de ayudas alimenticias

Por ejemplo, la capital tiene sus paquetes de ayuda inmediata para los residentes en Praga, los formularios están disponibles en las escuelas, que a menudo los tienen en sus sitios web. Sin embargo, muchos padres se sienten más cómodos con los formularios en papel.

Frýdek-Místek ha empezado a ofrecer ayuda. «Los colegios disponen de formularios electrónicos y en papel. Lo único que tienen que hacer los padres es añadir al formulario de solicitud un certificado de percepción de la prestación familiar por hijos a cargo o una simple declaración jurada en la que conste que perciben la prestación familiar por hijos a cargo», explica Leona Sárkőziová (ANO), teniente de alcalde de Frýdek-Místek.

En Pilsen se le ayudo a 200 niňo el curso pasado

Tienen más experiencia en Pilsen, donde ofrecieron ayudas alimenticias a doscientos niños el curso pasado. «El padre, la madre o el tutor legal firma primero un certificado de participación en el Programa Operativo de Ayudas Alimenticias y Material en la Oficina de Trabajo, y después debe firmar un consentimiento para la participación del niño en el programa en la escuela a la que asiste. En el caso de fundaciones y dotaciones o donantes individuales, la escuela, de acuerdo con los representantes legales, selecciona a los alumnos cuya participación en el proyecto es adecuada», explica a TN.cz Hana Josefová, portavoz del Ayuntamiento de Pilsen.

Krkonoše, muestra cómo es la protección contra el mal uso de las subvenciones o ayudas alimenticias.

El caso de Trutnov, localidad de la región de Krkonoše, muestra cómo es la protección contra el mal uso de las subvenciones. «El progenitor o tutor legal del niño debe ser beneficiario de prestaciones por dificultades materiales o demostrar que se encuentra en una situación económica desfavorable. Esto lo pueden confirmar, por ejemplo, los trabajadores sociales o las autoridades de bienestar infantil», explica Dušan Rejl, jefe del Departamento de Asuntos Sociales, Educación y Sanidad de Trutnov.

Las escuelas se deben inscribir en los progranas de ayudas alimenticias

Sin embargo, es importante que las escuelas se inscriban en estos programas de ayudas alimenticias. «Sé de una escuela en Decin que no lo ha hecho, aunque a ella asisten muchos niños pobres. A la dirección sólo le preocupa no tener problemas con esto», explica a TN.cz Alena Zieglerová, del Instituto para la Inclusión Social.

Aun así, el número de plazas en las que es posible solicitar plaza va en aumento. Desde septiembre, la región de Bohemia del Sur también ofrece subvenciones. Y no es ciencia de cohetes. Basta con rellenar un sencillo formulario en línea. Hay más información, por ejemplo, en la web del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales (MLSA).

Se han concebido ayuda a más de 18 000 niňos.

«Hasta la fecha hemos concedido ayudas a más de 18 000 niños y ya se han redistribuido más de 260 millones de coronas checas. Esperamos que las 14 regiones participen en la convocatoria y que se agote por completo la dotación de 300 millones de coronas checas», declaró a TN.cz Jakub Augusta, portavoz del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

El Ministerio de Educación tampoco quiere quedarse atrás. «En 2022, la ayuda de nuestros fondos ascendió a 60 millones de coronas y se apoyó a unos 14.000 niños y alumnos. Para este año tenemos preparados cien millones de coronas», afirma Tereza Fojtová, portavoz del Ministerio de Educación.

Además, el sector no lucrativo también apoya las comidas escolares. «Al final de la tercera semana del nuevo curso escolar, hemos registrado 14.000 solicitudes en nuestro proyecto y contamos con una ayuda total de más de 87 millones de coronas checas», recordó Ivana Tykač, directora de la organización sin ánimo de lucro Women for Women.

Los niňos tienen subvencionados sus almuerzos

En cierto modo, todos los niños tienen subvencionados sus almuerzos escolares. Incluso las cantidades que pagan los padres no se corresponden con los costes reales de los comedores escolares. «La forma de que las familias no tengan que pagar nada por los almuerzos es también a través de las oficinas de empleo, donde los padres en situación social difícil suelen estar ya inscritos», explica Zieglerová.

En toda la República Checa, 62 000 hogares se encuentran en situación de necesidad material. «Esto significa que disponen del dinero mínimo para su subsistencia y decenas de miles de niños proceden de estas familias», afirma la experta del Instituto para la Inclusión Social. Y supone que al menos algunos de estos niños ya participan en alguno de los programas de subsidios.

Los alumnos que no pagan sus almuerzos suelen irse directamente a casa después de clase y quedan excluidos del grupo. «Casi toda la clase de primero y segundo se traslada al club extraescolar después de comer para realizar más actividades juntos. Los niños que se van a casa a comer no suelen volver a la escuela. A menudo están entonces frente a casas de localidades socialmente excluidas, donde se familiarizan con el tolueno», explica Ziegler.

Los niňos no valoran la comida gratuita

«Se trata de ocio. Si no lo cogemos en la edad escolar, empieza a abrirse la tijera entre cómo pasan el tiempo libre los distintos niños. Y los que no se cogen tienden a desarrollar diversas patologías sociales», dijo el experto del Instituto para la Inclusión Social.

Pero el inconveniente de los programas de subvención de almuerzos es que algunos niños no valoran la comida gratuita y dejan que se desperdicie. «Los colegios establecen sus propias normas internas de no devolución y no recogida. La escuela puede cancelar la ayuda y retirar al niño del proyecto. No hay derecho legal a comidas gratuitas», señala la portavoz de Chomutov, Zuzana Vavřínová.

También te puede interesar

Las enfermedades que matan más gente en Chequia

Los agricultores checos han emprendido marchas de protesta

cerveza

Chequia está entre los países que más alcohol per capita bebe

Andrej Bbiš

El movimiento de ANO lidera las encuestas

Deja una respuesta

Estás conectado, si quieres salir tienes la opción

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto las políticas de privacidad *

Tu privacidad nos importa, por favor visita la página de privacidad.

error: Alert: Content is protected !!