La escalera que sube al cielo aparece en muchos cuentos de hadas de las películas navideñas checas. ¿Cuántos pasos tienen estas escaleras? La respuesta a esta difícil pregunta se encuentra en la iglesia de peregrinación de Nuestra Señora de los Dolores, situada en una colina llamada Homole, una colina solitaria a pocos kilómetros de Potštejn.. Homole es un lugar muy visitado en las navidades por los peregrinos para pedirle favores a los santos.

Homole: y las escaleras de la peregrinación

Una peregrinación significa un viaje: algunos buscan en ella la fuerza espiritual o la salvación del alma, otros solo quieren dar muestra de arrepentimiento o simplemente la hacen para rogarle a los santos por su salud. La iglesia de Nuestra Señora de los Dolores es un complejo barroco único, un lugar reconfortante y encantador, uno va allí por placer y por la  experiencia de conocer un lugar maravilloso. Este es el caso del lugar de peregrinación de Homole.

Se pueden ir por ambos motivos, pero la meta es siempre la misma: una colina en las estribaciones de las montañas Orlické en medio de una cruz simbólica, creada por la intersección de las líneas rectas de Rychnov nad Kněžnou a Chocno y de Kostelec nad Orlicí a Ústí nad Orlicí.

Ángeles con picos y palas

El lugar de peregrinación es una joya de Bohemia oriental que no es en absoluto comparable a los famosos Kuks de Špork o Jičín de Valdštejn. Lo que llama la atención desde lejos es la escalera de la Scala Sancta que conduce a la iglesia de peregrinación. Los 153 escalones de piedra de arenisca y caliza ascienden hasta el cielo y se complementan con dieciséis lugares de descanso. El significado de toda la estructura está anclado en la oración, por lo que ésta se ha convertido en su principal artífice: el número de escalones y de lugares de descanso es simbólico, para que los peregrinos puedan rezar el rosario completo en los escalones. Hay tantos pasos como Avemarías en el Rosario original, y tantos descansos como repeticiones se hacen del Padre Nuestro.

Las escaleras son un monumento artístico-histórico

La escalera, que es un monumento artístico-histórico y arquitectónico único en Europa Central, ha sobrevivido a los siglos y ha llegado hasta nuestros días. Desgraciadamente, esto no ocurre con la decoración escultórica barroca del taller de piedra de la familia Hendrych de Litomyšl, de la que sólo se conservan fragmentos.

Pero intente imaginar la belleza que acompañaba a los peregrinos cuando la escalinata todavía estaba bordeada por diez grandes estatuas, catorce ángeles con picos y palas y veinte jarrones de estilo rococó.

La Condesa y su escuela

La donante de la construcción del lugar de peregrinación de Homole fue la condesa Teresa Eleonora Ugarte, una dama enérgica, emprendedora y sinceramente piadosa. Tras la muerte de su marido, gobernó la enorme finca de Velké Meziříčí bajo la dirección de su hijastro menor de edad y más tarde se trasladó a una pequeña mansión en Borovnice. Se dice que cuidó mucho de la finca y que se esforzó por el florecimiento económico, cultural y religioso de la misma. Por eso también fundó el lugar de peregrinación de Homol.

La primera piedra de la iglesia se colocó el 12 de mayo de 1692 y se consagró cuatro años después. Junto con la iglesia, se construyeron en la colina un cementerio con mortuorio, dos capillas de San Juan de Nepomuceno y de la Asunción de la Virgen María, y un mortuorio, que los peregrinos suelen considerar como la tercera capilla.

En Homole se construyó la primera escuela de esa región

La condesa también hizo construir en Homole la primera escuela checa de la región; se dice que sirvió a los siete pueblos de los alrededores durante los siguientes cien años, antes de que la enseñanza se trasladara a Sudslava, sede de la parroquia. La escuela sigue en pie en Homole hoy en día, aunque su aspecto es muy diferente al del sencillo edificio de madera original.

La Condesa en el carruaje negro

¿Qué se dice de Homole? Por ejemplo, que es uno de los mejores ejemplos de un paisaje barroco compuesto. Que tiene un fuerte genius loci, está lleno de energía positiva y da a la gente energía interior, relajación, paz y fuerza. Pero hay muchos rumores al respecto que ya no son tan agradables.

Una de las leyendas dice que la iglesia no debía estar en Homolá, sino en una colina cercana llamada Chlum. Pero Dios ordenó a los ángeles que trasladaran los cimientos del edificio a Homoli – de ahí los ángeles con picos y palas se pusieron a trabajar. Al otro día. La gente después de ver lo que habían hecho los ángeles se inquietaron mucho. Por eso todo el pueblo se empezó a quejar y se preguntaban por qué tenían que construir una larga escalera cuando se puede llegar a Homoli de una forma más cómoda y casi plana desde Lhota o Sudslava. La condesa, por lo tanto, respondió con cuentos y comenzó a afirmar que en las noches de luna se la había visto subir esas largas y malditas escaleras en un carruaje negro tirado por demonios.

Gracias a ese cambio se construyeron varias casas debajo de las escaleras

En resumen, los súbditos no eran fáciles de complacer: sin embargo, fue gracias a ellos y al creciente número de peregrinos que se construyeron una posada y varias casas de campo justo debajo de la escalera, junto con un asentamiento llamado Podhomol. El cual ya no existe.

¿Qué dijo la Condesa, para que se construyeran las escaleras?

El diablo ciertamente no se la llevó al infierno. Vivió hasta una edad respetable para el periodo barroco. La condesa  vivió hasta los 66 años. Se dice que el sueño  de la condesa era ser eterna, por lo que se puede afirmar que esas escaleras la inmortalizaron. La cripta de la iglesia de peregrinación de Nuestra Señora de los Dolores en Homol es el lugar donde descansan los restos de la condesa.

Homole tiene una bonita vista, pero muchas escaleras.

En Homoli podrá apreciar la vista más bonita, de los pueblos de los alrededores y la cresta de Ještětice y del Exilio llamada Vrcha. Con buena visibilidad se pueden ver las crestas de las montañas de Krkonoše detrás de Ještěnice.

Se dice que sólo hay 3 escaleras como la de Homole en Europa, Una está en algún lugar de Italia y la otra en Braga en  Portugal. Estamos hablando de las escaleras del santuario portugués de Bom Jesus / Buen Jesús, cerca de la ciudad portuguesa de Braga.

El santuario de Bom Jesus en Braga

El santuario de Bom Jesus tiene una sinuosa escalera de granito oscuro combinada con yeso blanco brillante. La escalera se conoce como la Vía Sagrada; tiene 577 peldaños, pero toda la estructura, al igual que la escalera de Homoli, tiene una longitud aproximada de 110-120 metros. Ese santuario es muy facinate por tener unas vistas muy parecidas a las de Homole. Este santuarios en 2015 recibió el prestigioso título de basílica menor, minor basilica, por parte del Papa Francisco.

A diferencia de Homole, el santuario tiene un teleférico que conduce hasta la iglesia. El teleférico tiene como objetivo llevar con comodidad a los peregrinos, pero supera casi tres veces la diferencia de altura (Bom Jesus do Monte tiene unos 114 metros, Homole tiene 35 metros).

Dejar un comentario

Estás conectado, si quieres salir tienes la opción

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto las políticas de privacidad *

Tu privacidad nos importa, por favor visita la página de privacidad.

error: Alert: Content is protected !!