Las galletas de Navidad, ya se empezaron a preparar

Se acercan las Navidades y toda la República Checa está empezando a hornea las tipicas galletas de Navidad. Los checos que no las cocinan, las compran al menos para decorar la mesa de Navidad. Tradicionalmente, los checos preparán una gran variedad de galletas. Lo que para muchos esa tradición trae buena suerte para otros sólo kilos de más. Pero, ¿cuántos tipos de galletas hacen los checos? ¿Y cómo se hacen los panecillos de vainilla, pretzels o marroquíes ?

Los dulces checos no tienen paragón

La respuesta a la última pregunta es sencillal. Se dice que los dulces checos navideños no tienen parangón en el mundo y que los extranjeros se quedan simplemente asombrados por su variedad, de sabor. Para las amas de casa cuidadosas y meticulosamente planificadas, la Navidad comienza después del primer domingo de Adviento. Pero también hay hogares en los que esta información les hace golpearse la frente, por la cantidad de preparativos que hacen. Para estas familias los preparativos comienzan desde finales de noviembre. Por eso se las pasan todas las tardes Adviento amasando harina, cortandola, horneaandola y rellenando las galletas. Finalmente, las galletas checas terminan en cajas donde los dulces se quedan hasta las vacaciones de Navidad. Durante el periodo de almacenamiento, las galletas se suavización gradualmente y la fusión de sabores armoniosos se ven obstaculizadas ocasionalmente por las incursiones de los hambrientos miembros de la familia. Pero, podríamos preguntarnos: ¿Quién podría enfadarse cuando la Navidad es una vez al año (y una fiesta de paz y tranquilidad)?

La magia de la sencillez, la miel y la tradición

Las galletas han acompañado a la Navidad durante siglos, pero los sabores, las formas y los ingredientes han cambiado. La mayoría de las veces dependía de la disponibilidad y el precio, pero en las casas de campo pobres también se podían encontrar frutos secos preparados como figuritas para que los niños jugaran y eventualmente se las comieran.

A partir del siglo XIII, pero quizás desde hace más tiempo, la Navidad giraba en torno al pan de jengibre. El azúcar . En esa época no existía otor tipo de dulce Navideňo, aunque hay que destacar que el pan de Jengibre aparecio a finales del siglo XIX. Ese pan al principio era extremadamente caro, por lo que, al igual que otros pasteles y alimentos, el pan de especias se endulzaba con miel.

Por cierto, ¿sabías que la calle Celetná de Praga, en la Plaza de la Ciudad Vieja lleva su nombre por el pande caletniks?. El pan de caletniks aparecio en el siglo XII, Ese pan lo hacían los panaderos que lo cocinaban en calty. Este pan fue el predecesor de los actuales bollos y pasteles de Navidad y también del pan de jengibre.

Desde un amigo doméstico hasta la música y los caramelos.

Los dulces que conocemos hoy se elaboraron en su mayor parte a finales del siglo XIX, pero durante mucho tiempo fueron patrimonio de las familias más ricas. Los tipos más populares de la época eran, por ejemplo, el “amigo de casa”. “El amigo de la casa” era una delicia densa hecha de harina gruesa, azúcar, anís, huevos, fruta confitada y frutos secos. Ese dulce se endurecía poco después de ser horneado por lo que se cortaba en rodajas finas. El dulce seguía siendo un terror para los dientes de las personas mayores. En resumen, el dulce era todo “un amigo doméstico” para los dentistas.

Para los panes de Nochebuena se utilizaban ingredientes similares.

Para los panes de Nochebuena se utilizaban ingredientes similares: cruces de peras, manzanas y ciruelas pasas que se remojaban previamente en agua. Luego las frutas se hervían con clavos y canela, se endulzaban con miel y se espesaban con pan de especias rallado, pasas y almendras. Dependiendo del gusto y de la profundidad de los bolsillos de la casa, se podía añadir zumo de limón y ron.

También se hacía caramelos en casa

También era bastante fácil hacer caramelos en casa: basta con caramelizar el azúcar en una cazuela y añadir café, leche o nata, mantequilla y vainilla. La mezcla se calentó lentamente, removiendo constantemente hasta que se espesaba. Una vez espesada se vertió en una bandeja para hornear engrasada, se dejaba cuajar y se cortaba en trozos pequeños. Sólo había que envolverlos en papel de colores y los dulces podían colocarse en la mesa o en el árbolito de Navidad.

El emperador y sus pasteles de Bad Ischl

En el siglo XIX, el mundo de la gastronomía ya se guiaba por los festines de las celebridades: por ejemplo, era bien sabido que el emperador Francisco José se llevaba cajas de dulces derretidos de sus visitas regulares al balneario de Bad Ischl, bautizadas acertadamente como Ischler Törtchen, o pasteles de Ischl. La pasión por los dulces se extendió poco a poco a toda la Corte Imperial de Viena y más tarde se extendió a todos los países del Imperio. Hasta hoy, muchas panaderías y pastelerías del antiguo Imperio Austrohúngaro siguen preparando pasteles de Ischl, aunque el mejor es, por supuesto, el original, que se sirve en muchos sabores y formas en la pastelería Zauner de Bad Ischl.

La historia de los Linecky

El sabor de los Linecky, depende de cada panadero y pastelero. Según la tradición, deberían ser siete tipos de Linecky. Algunas familias sólo se hornean algunas variedades favoritas de linecky, pero en otras veinte tipos son demasiado pocos. En algunos lugares las recetas se transmiten de generación en generación, en otros los manjares navideños cambian según la moda. Sin embargo, los panecillos de vainilla, las patas de oso, los panecillos de nuez, las nueces rellenas de crema, las magdalenas, las bolas diversas sin hornear, los nidos de avispa o el pan de jengibre, siguen estando entre los tipos más populares.

Caramelos pegados con linzer

Por supuesto. No debemos olvidarnos del caramelo pegado con linzer: si se sigue la proporción de los ingredientes y el procedimiento, el resultado será un caramelo suave y fragante, crujiente al hornearse y blando al extenderse. El problema es que en Linz, lo máximo que se puede probar son unos redondos bastante grandes, que los lugareños llaman ojos de linzer. Los ojos de Llinzer están hechos de una masa frágil que en Chequia nadie llama “linzer”. Sin embargo, el verdadero símbolo de la ciudad austriaca de Linz es el pastel Linzer, horneado según la receta más antigua del mundo. La receta está escrita en manuscrita de 1653 fue descubierta recientemente en el cuaderno de cocina de una condesa veneciana. Sin embargo, tampoco tiene nada que ver con la masa Linzer de la Navidad de Bohemia.

Los sabores navideños de Europa

¿Y qué aparece en las mesas navideñas de otros países europeos? Es muy conocido el manjar francés de la bûche de Noël. El bûche de Noël es un panecillo con crema de chocolate y una fina corteza de chocolate. A primera vista parece un tronco de madera.

En Austria, no hay que perderse el Kletzenbrot, que es similar al pan checo de obispo. Gracias a la abundancia de manzanas secas, peras, higos, dátiles, pasas, nueces y especias aromáticas, es oscuro,

Que dulce navideňos se comen en el extranjero

En Navidad, los españoles disfrutan del turrón español, en Portugal se dan un festín con las azevias, pequeños bolsillos rellenos de almendras, frutos secos y otros ingredientes, y Alemania tiene su dulce navideño típico en forma de pan de jengibre de Núremberg. (Que incluso tiene denominación de origen protegida desde 1996). En Gran Bretaña, la Navidad va acompañada del pudín de Navidad, en Grecia no faltan las galletas navideñas hechas con masa de almendras kourambiedes, y en las mesas de Nochebuena italianas se colocan los pasteles altos llamados panettone o pandoro.

El símbolo de la Navidad escandinava son las gachas de arroz, espolvoreadas con canela y azúcar y cubiertas con una nuez de mantequilla antes de servirlas: se llaman risgrynsgröt, julgröt o tomtegröt.

Una receta

Si busca una receta de dulces navideños sencilla y gratificante, pruebe los panecillos crujientes de vainilla. Necesitará 100 gramos de azúcar glas,

420 gramos de harina común,

340 gramos de mantequilla, 1

60 gramos de nueces molidas y una pizca de sal.

Amase todos los ingredientes hasta obtener una masa dura que se refrigera durante la noche. Al día siguiente, déle forma a los panecillos, cuézalos en el horno, precalentado a 180 °C, y rebócelos con azúcar glas y vainilla mientras están calientes.

También te puede interesar

Las ventas disminuyen

Conozca las mejores cafeterías de Praga

Los ucranianos han encontrado trabajo en Chequia

Las cervecerías más recomendada de la ciudad de Praga

Los prestamos asfixian a los checos

Deja una respuesta

Estás conectado, si quieres salir tienes la opción

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto las políticas de privacidad *

Tu privacidad nos importa, por favor visita la página de privacidad.

error: Alert: Content is protected !!