Se estreno Jan Žižka, la película más cara de la historia.

Jan Žižka, la película más cara de la historia de la República Checa. Definitivamente vale la pena ver
La película más cara de la historia de la República Checa

Las expectativas sobre la película de Jan Žižka eran altas. La nueva película histórica de Petr Jákl sobre Jan Žižka se ha convertido en la más cara de la historia del cine checo. Ahora nos que ¿Merece la pena ir al cine a ver a Jan Žižka?

El director Petr Jákl había dicho aneriormente que no tenía ninguna expectativa, pero hay que decir que la película más cara de la historia del cine checo está simplemente llena de expectativas. El público, no sólo en los cines checos, lleva mucho tiempo esperando esta producción.

Se han hecho varias películas sobre el famoso líder de Trocnov, como la de 1955 de Otakar Vávra. Pero en esta oportunidad Jan Žižka, tuvo un reparto de actores de Hollywood y un presupuesto de unos 450 millones de coronas, esto es algo que maraca totalmente la diferencia.

Ambiente y ubicación perfectos

La película de Jákl está ambientada antes de las Guerras Husitas, cuando Jan Žižka era un mercenario. “Pensé durante mucho tiempo cuál sería el mejor periodo para la película. El año 1402 parecía bueno, había un rey secuestrado, políticos trabajando en contra de los demás y el descontento de la gente común comenzaba. La gente perdía la fe, los ricos se hacían aún más ricos. Los pobres eran cada vez más pobres”, mencionó el director.

Las localizaciones de la película son realmente brillantes. Ver el Puente de Carlos a principios del siglo XV, por supuesto informatizado, pero también la campiña checa y los castillos en la gran pantalla con actores de fama mundial, es una sensación realmente mágica. Y quien se preocupe de que el ambiente de la República Checa no respire a pesar de la participación de actores extranjeros se equivoca.

La película es una gran excursión a los prados y arboledas checas, pero en la época oscura.

Es la época en la que Wenceslao IV está en el trono y su hermano Segismundo de Luxemburgo, alias el zorro rojo, codicia este poder, lo que demuestra que el comienzo del siglo XV no era precisamente miel. Jákl consigue meter perfectamente al espectador en esta atmósfera, en la que puedes sentir por un momento que estás realmente allí.

Actores extranjeros en personajes checos

Seguramente muchos se han preguntado cómo puede funcionar la representación de actores de Hollywood en personajes checos. Por ejemplo, el noble Boreš, Enrique de Rožmberk y su prometida Kateřina, Wenceslao IV, Segismundo de Luxemburgo y, por supuesto, Jan Žižka han aparecido en la película.

La respuesta es sencilla, los actores interpretaron sus papeles de forma brillante.

Por ejemplo, el actor Michael Caine, que ha ganado un Oscar cada década desde 1960, presentó a Boris. El papel le convenía perfectamente y, aunque no era uno de los protagonistas de la película, su personaje era muy importante para el argumento.

Pero Till Schweiger también realizó una magnífica actuación como Enrique de Rosenberg. Sin embargo, lo mismo puede decirse de Matthew Goodie como Segismundo de Luxemburgo.

¿Y el principal, Jan Žižka?

Petr Jákl ha hecho sin duda un movimiento afortunado al contratarle. Ben Foster estuvo muy convincente como el futuro señor de la guerra, todavía mercenario en ese momento.

¿Indicios de amor en una película sangrienta? La trama se mueve rápidamente
Toda la película se desarrolla entonces en una breve secuencia temporal. No es en absoluto una autobiografía de Jan Žižka. Simplemente representa una época en la que todo lo que construyó Carlos IV se está desmoronando. Su hijo no está gestionando muy bien el gobierno, y Segismundo tiene los ojos puestos en el trono.

La película gira en torno a un secuestro

En realidad, toda la trama es sencilla, aunque hay varias subtramas. Jan Žižka y su grupo reciben el encargo de secuestrar a la prometida de Henry de Rosenberg. Toda la película gira en torno a eso. A los actores les espera un viaje muy sangriento, durante el cual se crea una historia de amor, pero no revelaremos entre quiénes.

Digamos que fue retratado muy bien. La trama es muy ágil, siempre está pasando algo. El espectador del cine también tendrá que enfrentarse a varias escenas emocionalmente exigentes, que, probablemente para sorpresa de nadie, siempre están protagonizadas por Ben Foster aka Jan Žižka. Algunos pueden perder un un ojo seco.

.Batallas que salen mal

Hasta ahora, sólo hemos descrito los aspectos positivos, de los que Jan Žižka tiene innumerables. Sin embargo, lo que no ha ido demasiado bien son las batallas y las peleas. Esto es algo esencial en una película histórica de guerra. Las batallas eran bastante poco claras, la cantidad de cortes no aportaba mucha diversión. Durante mucho tiempo el espectador no tenía que saber quién luchaba realmente en cada bando. Las batallas fueron realmente malas.

De todos modos, la falta de claridad en las peleas a muerte es en realidad casi lo único negativo de toda la película. Pero, de nuevo, hay que decir que es crucial.

También aparecen actores checos en la película. En la mayoría de los casos, tienen papeles pequeños, pero hay que mencionar tres que obtuvieron un espacio realmente grande. Primero, Karel Roden, que interpretó al rey Wenceslao IV. Si alguna vez ha visto una fotografía contemporánea del rey checo e hijo de Carlos IV, por ejemplo, en los libros de historia, confirmará que Roden era realmente el actor adecuado para el papel.

Ben Cristovao también tuvo un rol importante

Ben Cristovao, cantante y actor ocasional, también tuvo bastante espacio. “Fue un gran reto para mí, Petr Jákl es un gran director, un visionario. Aunque en ese momento mi agenda estaba bastante ocupada, no me preocupé y acudí al casting. Tenía miedo de no poder hacer el papel, pero Petr me aseguró que sí”, mencionó Ben Cristovao.

“Invité a mucha gente para el papel, me tomé muchas molestias para saber qué y cómo. Ben puso algunas partes de lo que necesitaba allí… Supe enseguida que era el que necesitaba para la película”, añadió el director.

¿La conclusión? Merece la pena ir a ver la película

Podemos hablar de Jan Žižek como una película de éxito. El guión es realmente muy bueno, la trama avanza con brío, el espectador no se aburre en absoluto. El mayor defecto son las mencionadas peleas.

Hay que decir que las peleas son absolutamente esenciales en una película como ésta.

Pero el hecho de que las batallas sean realmente malas no cambia el hecho de que Jan Žižka sea una película realmente buena. Esto se debe a la gran trama y a las escenas que juegan con las emociones del público. A ello contribuye el perfecto reparto.

Oír cantar la canción Who Are God’s Warriors realmente produce escalofríos. Así como otras cosas en la película que pueden hacer que algunos espectadores derramen una lágrima.

Lo mismo ocurre con el final de la película, que es realmente emotivo y sobrecogedor. Jan Žižka es una película realmente buena que merece triunfar.

También te puede interesar

Continua la fiesta del Comic Con en Praga

Conozca a la ruta de la grandes estrellas del cine de terror

Conozca el museo de la empresa PETROF 

Las superfinales de floorball comenzarán el 9 de abril

Deja una respuesta

Estás conectado, si quieres salir tienes la opción

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acepto las políticas de privacidad *

Tu privacidad nos importa, por favor visita la página de privacidad.

error: Alert: Content is protected !!