Pensó que lograría un resultado de dos dígitos y que incluso pasaría a la segunda vuelta, pero al final el candidato del SPD a la presidencia, Jaroslav Bašta, sólo obtuvo el 4,5% de los votos. Más de la mitad de los votantes del partido de Tomio Okamura fueron conquistados por Andrej Babiš (ANO) en la primera vuelta, que ahora tendrá que luchar por los restantes partidarios de Bašta para la segunda vuelta. Okamura, el SPD y todo su futuro político pueden estar en peligro.

Los checos se están movilizando

La sociedad checa se encuentra en un estado de movilización relativamente alto desde las elecciones parlamentarias del año pasado, lo que no es del todo normal, según declaró a iROZHLAS.cz el politólogo Jan Charvát, del Instituto de Estudios Políticos de la Universidad Carolina, especializado en extremismo político y extrema derecha.

Pavel tiene los 10 millones necesarios para la segunda ronda. Fue recaudado por pequeños donantes, más de 4.500 de ellos

“El hecho de que la sociedad está dividida es evidente desde hace mucho tiempo, y la primera vuelta de las elecciones presidenciales lo reflejó en el hecho de que ambos polos abandonaron mayoritariamente las tácticas y se decantaron directamente por los candidatos más fuertes en su parte del espectro”, explica.

Los votantes proguberbamental apoyan a Petr Pavel

Sucedió que gran parte de los votantes progubernamentales prefirieron apoyar a Petr Pavel frente a Danuša Nerudová, mientras que los antigubernamentales se decantaron por Andrej Babiš (ANO) frente a Jaroslav Bašta. Ambos candidatos obtuvieron el 35% de los votos.

Según los datos de PAQ Research, Andrej Babiš consiguió captar a más de la mitad de los votantes que votaron al SPD en las elecciones parlamentarias de 2021. Derrotó así a Bašta entre este electorado.

Según el analista político Charvát, antes de la primera vuelta de las elecciones ya había un gran debate en la “desinfoscena”, con voces que se alzaban para que los votantes se decantaran directamente por el candidato más fuerte contra el Gobierno. “No se trata de gente estúpida, no son desolados desdentados bebiendo Branik. Sabían muy bien lo que hacían y por qué lo hacían”, añadió sobre su decisión de votar estratégicamente.

Andrej Babiš tuvo un apoyo dominante

Primer ministro

Andrej Babiš obtuvo así un apoyo dominante entre los votantes que rechazan el Gobierno de Petro Fiala (ODS) y para la segunda vuelta, además de los mal dirigidos no votantes, se dirigirá al 4,5% que queda para Bašt.

“Este es el electorado más natural que puede reunir. Ya está haciendo un gran esfuerzo para ello, por ejemplo con nuevas vallas publicitarias o hablando de querer la paz y no enviar armas a Ucrania. También querrá disgustar a los votantes de Paul. Hemos visto esta táctica desde la primera rueda de prensa de Babiš tras las elecciones”, explica Charvát.

Okamura en peligro

Un experto en extremismo político sugiere que las elecciones presidenciales de este año podrían ser un punto de inflexión en cuanto al equilibrio de poder entre los votantes del SPD. Okamura lleva años empatando con cerca del diez por ciento del electorado.

Babiš ha alcanzado la cima de su potencial electoral. No le queda mucho que aguantar, dice un analista político

Pero en las elecciones presidenciales, el movimiento presentó a Bašta, antiguo disidente y ministro del SPD, que no logró atraer ni a la mitad de los votantes tradicionales del SPD. Tras el anuncio de los resultados, Bašta declaró que no apoyaría a nadie para la segunda vuelta. Instó a sus votantes a introducir sobres vacíos en las urnas.

Okamura y su imagen de alfa macho

“Okamura hizo muchas tácticas al no presentarse solo a las elecciones porque no quería perder su imagen de macho alfa y perder. Sin embargo, presentó un candidato relativamente débil, por lo que se encontró entre dos desagradables piedras de molino. Resultó que no podía hacer política de forma tan pragmática y directiva todo el tiempo. Tiene sus límites”, señala Charvát.

El SPD sopesa ahora a quién apoyará para la segunda vuelta, que tendrá lugar en menos de dos semanas. “Okamura querrá sin duda intercambiar apoyos con Babiš. Ya lo hicieron cuando el SPD presentó un candidato débil. Vi un acuerdo con Babiš detrás de eso”, cree Charvát.

SPD no quiere que sus votantes voten por Andrej Babiš

Sin embargo, también advirtió de que esto podría suponer un debilitamiento involuntario de su propia posición. Okamura parece haberse dado cuenta del peligro de sus acciones. No quiere que sus votantes voten en masa a Babiš. Existe el riesgo de que se acostumbren y le voten en las elecciones parlamentarias.

“El SPD interpretará la primera vuelta como una derrota, pero para Okamura el principal escenario electoral es la Cámara Baja”, declaró a iROZHLAS.cz el politólogo Vít Hloušek, de la Universidad de Masaryk. Sin embargo, no cree que esto suponga un gran problema para Okamura.

¿Apoyo a Andrej Babiš?

Charvát dijo que el jefe del SPD es consciente del peligro de perder votantes. Lo mismo ocurrió con los socialdemócratas y los comunistas, cuyos votantes fueron “aspirados” por el movimiento ANO de Babiš. Por eso ha abordado el tema con tanta vehemencia en las últimas semanas. Esto quedó patente, por ejemplo, al final de la campaña de Bašt, cuando el candidato atacó a Babiš a lo grande.

El presidente del SPD, Tomio Okamura, en la sede de campaña del candidato del partido Jaroslav Bašta | Foto: Iva Vokurková | Fuente.
A menudo lo ha equiparado con los candidatos recomendados por la coalición gobernante, Juntos, como alguien que realmente apoya al gobierno. Okamura también ha pedido reiteradamente a Babiš que se retire de las elecciones en favor de Bašta.

Habrá un posible acuerdo

Pero un posible acuerdo por el apoyo de Babiš en la segunda vuelta está sobre la mesa. Una visita postelectoral del diputado del SPD Jaroslav Foldyna a la casa de los Babis en Průhonice así lo dejó entrever. Dijo a Seznam Zprávy que había desempeñado el papel de mediador en las negociaciones sobre si el partido le apoyaría. Él mismo dijo que estaría definitivamente a favor de que el SPD apoyara a Babis.

Más tarde, los dos presidentes de los partidos de la oposición parlamentaria se reunieron, según confirmó Okamura. Desde que la final Pavel-Babiš está clara, el jefe del SPD ha seguido criticando al gabinete de Fial en sus redes y presentando a Pavel como el candidato del Gobierno. Ha detenido sus ataques negativos contra Babiš.

Okamura no es patriota

El analista político Charvát advierte de que puede producirse una escisión en el campo de votantes del SPD. “En las manifestaciones contra el gobierno, un gran número de personas me dijeron que iban a votar a Okamura, pero con los dientes apretados. No creen que sea un auténtico patriota, pero no ven a nadie mejor. Esta gente está dispuesta a votar estratégicamente”, señala.

Señala que si se encuentra a alguien más interesante para ellos, ya sea Babiš o alguien completamente diferente en otras elecciones, Okamura podría perder entre un 3% y un 4%, lo que acercaría al SPD al umbral del 5% para entrar en la Cámara Baja y pondría en peligro todo este proyecto político-empresarial.

Dejar un comentario

Estás conectado, si quieres salir tienes la opción

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto las políticas de privacidad *

Tu privacidad nos importa, por favor visita la página de privacidad.

error: Alert: Content is protected !!